Como un “enorme triunfo ciudadano que impedirá hacer explotar un pedazo de la Patagonia” calificó la ONG ambientalista Greenpeace la decisión de la Comisión de Evaluación Ambiental de Magallanes que decidió rechazar el uso de tronaduras en Mina Invierno, el mayor yacimiento carbonífero de la historia de Chile, método que buscaba abaratar los costos de producción.