A punto de culminar una travesía de un año que emprendió el barco Esperanza por todo el Atlántico, de Polo Norte al Polo Sur, hoy Greenpeace es testigo en la Antártica del rápido derretimiento del hielo y las afecciones de los pingüinos por la actividad humana.