Como un duro golpe a toda la industria salmonera, cuya credibilidad queda contra las cuerdas y respecto de la cual les costará mucho salir, calificó Greenpeace las nuevas revelaciones periodísticas que dan cuenta de una cadena de engaños y manipulación en toda la cadena productiva de la empresa Nova Austral.