El movimiento ciudadano “Chile sin Plásticos” organizado por la organización ambientalista Greenpeace llegó hasta Antofagasta junto a activistas locales y nacionales para realizar durante este fin de semana una limpieza de playa y una auditoría de la contaminación en el balneario municipal y así ilustrar la cantidad de plástico que se genera entre los veraneantes de la región. Además,instalaron dos botellas gigantes que impactaron a quienes estaban en el lugar.