Numerosos estudios han comprobado que la primera infancia es un período muy sensible para el desarrollo de los seres humanos, sobre todo porque los niños y niñas son mucho más vulnerables y están más expuestos a ser víctimas de violencia por parte de sus cuidadores principales y de los miembros de la familia, pero también de sus pares.